domingo, 15 de noviembre de 2015

¿Pueden quitarme un dominio que he registrado?


En esta controversia se hayan muchas personas que como yo registramos dominios en internet bien sea por diversas ideas negocios que nos surgen o bien por estrategias relativas al SEO y que en ocasiones la denominación coincide con otros que ya hay registrados pero por supuesto con distinta extensión y en la mayor parte de los casos regulados por otros organismos. En este artículo voy a centrarme en los dominios regidos por el ICANN (dominios generales tales como .com, .org,...etc.), por EURID (dominios .eu) y por RED.es (dominios .es) dado que son los organismos que regulan los dominios que yo de manera habitual registro.
En el mundo solo puede haber 1 persona, física o jurídica, propietaria de un dominio concreto y en general se rige por la norma de que el primero que lo registra es el propietario legítimo que puede usarlo. Pero claro, teniendo en cuenta la cantidad de dominios similares que pueden existir  (por ejemplo fempresadeejemplo.com, fempresadeejemploooo.com, fempresadeeeeejemplo.com,...etc.) y la gran cantidad de extensiones para un mismo dominio(por ejemplo fempresadeejemplo.com, fempresadeejemplo.eu, fempresadeejemplo.org, fempresadeejemplo.es, fempresadeejemplo.cat, fempresadeejemplo.info,...etc.) a una empresa le sería altamente costoso registrar absolutamente todos los posibles dominios de una palabra o podrían perjudicarla económicamente si se registra un dominio similar y parte de su tráfico legítimo lo recibe este dominio "fraudulento" con el fin de lucrarse (por publicidad, por ventas de productos,...etc.)
Para regular y por tanto evitar estas situaciones ICANN, EURID y RED.es tienen unas políticas de uso y por supuesto un tribunal de arbitraje para resolver este tipo de conflictos. A grandes rasgos, las 3 condiciones que se tienen que dar para poder "expropiar" un dominio son (se entiende que en el siguiente texto la figura del demandante es el que reclama la propiedad o uso del dominio que nosotros tenemos registrado):
  • Que nuestro nombre de dominio es idéntico, o similar hasta el punto de poderlo confundir, a una marca de productos o de servicios sobre los cuales el demandante tiene derechos.
  • Que nosotros no tenemos derechos o intereses legítimos con respecto al nombre de dominio.
  • Que nuestro nombre de dominio ha sido registrado y está siendo utilizado de mala fe. Que el nombre de dominio ha sido registrado o se esté utilizando de mala fe. Considerando por mala fe cualquiera de las siguientes situaciones:
    • Circunstancias que indiquen que nuestro objetivo primordial al registrar o adquirir el nombre de dominio era vender, alquilar o ceder de cualquier otro modo el registro de dicho nombre de dominio al demandante titular de la marca de productos o de servicios o a un competidor de dicho demandante por un valor superior a los costes directos documentados directamente relacionados con dicho nombre de dominio.
    • Si nosotros hemos registrado el nombre de dominio con el fin de evitar que el titular de la marca de los productos o servicios refleje la marca en un determinado nombre de dominio, siempre y cuando nosotros hayamos incurrido en una conducta de esa índole.
    • Si nuestro objetivo fundamental al registrar el nombre de dominio era obstaculizar la actividad comercial de un competidor
    • Si, al utilizar el nombre de dominio, nosotros hemos intentado de manera intencionada atraer, con ánimo de lucro, a usuarios de Internet a nuestro sitio web o a otro sitio en línea, creando confusión con la marca del demandante en cuanto al origen, patrocinio, afiliación o promoción de nuestro sitio web o nuestro sitio en línea o de un producto o servicio en nuestro sitio web o sitio en línea.
A continuación voy a proponer casuísticas que nos pueden suceder y como aplica la normativa anterior en cada uno de los casos. Antes de continuar decir que para conocer que alguien está reclamando la propiedad del dominio nos tiene que llegar un documento por parte del tribunal de arbitraje para realizar las alegaciones pertinentes y de no contestar a ese escrito casi con total seguridad nos lo expropiaran.

Caso 1

Tengo el dominio fempresadeejemplo.com registrado a mi nombre y con una web donde pone que está en venta. La empresa Fino Empresa de Ejemplo.SL tiene registrado el dominio fempresadeejemplo.es, la marca fempresadeejemplo y está operando con él desde años. Esta me realiza una reclamación a través del ICANN para quedarse con él ¿Puede expropiármelo? ¿Se lo puedo vender?
Si analizamos los puntos anteriores el primer punto lo cumplirían porque es cierto que el dominio es idéntico al que ellos tienen registrado y sobre el que tienen derechos. El segundo punto también lo cumplirían siempre y cuando no tengamos registrada alguna denominación social (el coste es de unos 17€)  para una futura empresa o un nombre comercial registrado.
El problema es que no nos lo podrán expropiar porque no estamos obrando de mala fe dado que en ningún caso estamos obteniendo beneficios directos con ese dominio (no hemos montado una web similar a la que ellos tienen para robar clientes, obtener ventas,...etc.), tampoco nos hemos puesto en contacto con esta empresa para indicarles ningún precio de venta desorbitado,...etc.
Ante esto o bien el tribunal pueden forzarnos a traspasarlo pagándonos el dominio al precio de venta más los gastos directos de gestión (gastos del proveedor, personal que lo realiza,...etc.) o bien nos lo dejan a nuestro nombre entendiendo que no ha habido mala fe que mirando otros casos similares sería lo más probable.

Caso 2

Tengo el dominio fempresadeejemplo.com registrado a mi nombre y lanzo un correo con una oferta de venta de 2500€ a la empresa Fino Empresa de Ejemplo.SL que tiene registrado el dominio fempresadeejemplo.es.
Es un caso similar al anterior. El problema es que al haber lanzado una oferta de venta por encima de los costes directos demostrables, el tribunal comprenderá que estamos obrando de mala fe y nos forzará al traspaso del dominio.

Caso 3

Hemos registrado el dominio fempresadeejemplo.com porque vamos a montar la empresa Fitosanitarios Empresa de Ejemplo.SL y la empresa Fino Empresa de Ejemplo.SL, que tiene el dominio fempresadeejemplo.es, nos lo reclama.
En este caso, por tener su actividad en sectores distintos no cumpliría ninguno de los 3 puntos anteriores.

Conclusión

En general si no estamos obrando de mala fe no tenemos que tener miedo a que nos quiten nuestros dominios y de la misma manera si decidimos montar una empresa y registrar un dominio similar a otro ya existente tampoco tendremos problemas siempre y cuando las empresas operen en sectores distintos (aunque esto no es nada recomendable por el SEO).
Dicho esto, si lo que queremos es vender un dominio por un precio elevado deberemos construirnos previamente una coartada solida donde deberemos registrar una denominación social para una empresa futura que compagine con el dominio registrado y de esta manera podremos defender tanto el punto 1 como el 2 sin ningún problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario